Consejos de alimentación saludable

Cesta de la compra responsable: tu deber como consumidor.

Aprovechando que hoy es el día mundial del consumo responsable y de los derechos fundamentales del consumidor, hablaremos no sobre nuestros derechos; sino sobre nuestros deberes y obligaciones a la hora de hacer la comprar y consumir alimentos.
La alimentación es una de las principales necesidades básicas del ser humano, en la que estamos obligados, casi a diario a llenar nuestra cesta de la compra con alimentos. Se ha vuelto en una acción tan cotidiana de la vida, que damos más valor al precio o al valor nutricional del alimento, que a su impacto  económico, social y ambiental que pueda ocasionar su consumo.
Y es que hay diferencia entre consumir un alimento u otro dependiendo de su grado de procesamiento (a mas grado de procesamiento mayor consumo energético y envases para producirlo), de su origen (a más lejanía mayor contaminación para transportarlo), o proveniente de una empresa en donde se han respetado los valores éticos y morales y practican un comercio justo.
Por tanto, veremos cómo podemos llevar a cabo una cesta de la compra responsable (además de saludable) y así poder preservar el futuro del planeta en que vivimos para que puedan disfrutarlo las generaciones venideras.

Para poder llevar a cabo una compra responsable debemos atender una serie de aspectos antes, durante y después de ir a hacer la compra:

Antes de ir a hacer la compra semanal es aconsejable:
  • Revisar fechas de caducidad de los alimentos que están en nuestra despensa, nevera o congelador. Los que estén muy próximos a la fecha de caducidad deberán consumirse antes; y lo tendremos en cuenta a la hora de hacer la próxima compra.
  • Planificación previa de un menú semanal y anotación de los alimentos necesarios en nuestra lista de la compra.
Durante la compra es aconsejable:
  • Ceñirse a lista de la compra: no compres más alimentos de los que estén en la lista de la compra. Por un lado ahorraremos tiempo y por otro evitaremos que hayan excedentes de alimentos con muchas probabilidades de que se estropeen por no consumirse a tiempo. Además no caeremos en la tentación de comprar alimentos insanos que nos entran por los ojos (sobre todo si vamos a comprar a un supermercado).
  • Elije alimentos de temporada para evitar la expansión de monocultivos intensivos que agotan el terreno. Los alimentos que compramos fuera de temporada producen mayor contaminación por transporte, consumen más energía para su obtención y son más caros.
  • Apoya el comercio local para fomentar la economía de la región, de los pequeñas y medianas empresas y para disminuir el impacto medioambiental debido a que hay menos contaminación por transporte.

Fomentar el consumo local

  • Evita el sobreempaquetado: preferir envases hechos de materiales reciclables (papel, cartón, vidrio, plástico reciclable) y evitar los envases de plástico y bandejas de poliestireno expandido (no son recuperables)
  • Evita alimentos procesados ya que tienen un impacto mayor para el medio ambiente (envasado excesivo y elevado consumo energético asociado a las cadenas de preparación y distribución de estos alimentos)
  • Lee el etiquetado bien: de ahí sacamos información  valiosa para decidir si ese alimento va a parar a nuestra cesta de la compra. Fíjate en su origen, de si se han llevado a cabo buenas praxis a la hora de obtener el alimento mediante sellos que lo certifiquen como es el caso del sello Fairtrade, WWM y MSC de pesca sostenible certificada que defienden un comercio justo en el cual se evitan intermediarios multinacionales, lucha contra la explotación laboral infantil y mejora las condiciones de las pequeñas empresas productoras.

FairtradeWWFPesca sostenible MSC

  • Lleva bolsas de tela reutilizables, mochilas, carritos de la compra para transportar los alimentos y evitar lo máximo posible las bolsas de plástico.

Bolsas de tela para ir a hacer la compra

  • Sigue una alimentación basada en vegetales: una alimentación saludable tiene un menor impacto en el medio ambiente, ya que al priorizar alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, hortalizas, frutos secos, legumbres, semillas) se necesitan menos recursos (superfice/materias primas) y energía para su producción que los alimentos de origen animal.

Después de hacer la compra:

  • Guarda adecuadamente los alimentos que has comprado e intenta no romper la cadena del frío en los que estén ya refrigerados y congelados utilizando bolsas térmicas para su transporte.
  • Cocina sólo lo que se vaya a consumir.
  • No tires comida: refrigera o congela las sobras y haz platos de aprovechamiento con ellas. Las sobras de verdura para preparar otros platos como cremas, arroces, etc. Con las sobras de carne haz croquetas, empanadillas, albóndigas…
  • Recicla los desperdicios y los envases de forma adecuada.
  • Reutiliza envases de cristal para hacer conservas de alimentos, como tarros para meter cereales.

Recicla

¿Qué otros métodos y formas se os ocurren a vosotros para llevar a cabo una compra responsable y sostenible?

Gracias por leer ♥

Y si os ha gustado… ¡Comparte!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s